Mi perro vomita ¿Por qué lo hace y qué debo hacer?

Los perros vomitan por muchas causas y algunas pueden ser graves. Saber por qué vomitan los perros ayuda a actuar bien y tu veterinario puede ayudarte


Mi perro vomita ¿Por qué lo hace y qué debo hacer?

 

Los vómitos son frecuentes en los perros y pueden ser un síntoma de alguna enfermedad de consecuencias graves si no se actúa a tiempo. Es importante reconocer los vómitos en los perros y acudir rápido al veterinario para tratarlos y evitar que se conviertan en un problema serio.

 

Si mi perro vomita, ¿cómo puedo detectarlo a tiempo?

El vómito es la expulsión violenta y repentina del contenido del estómago o de la parte inicial del intestino delgado. Cuando un perro vomita contrae con fuerza el abdomen, abre ampliamente la boca haciendo esfuerzos para vaciar el estómago, con mucho ruido: por eso a veces se confunde con la tos.

Antes de vomitar los perros tienen náuseas. Los síntomas son un babeo excesivo que cae de la boca, el perro se pone a tragar repetidas veces o se lame los labios.

No siempre estamos delante cuando el perro vomita, y solo vemos el vómito en el suelo. En este caso, debemos fijarnos en algunos detalles importantes: si el vómito contiene comida, si solo es una mezcla de jugos gástricos, bilis y saliva y, lo más importante, si hay algo que no debería estar ahí: sangre, parásitos, restos de tierra o de hierba, o indicios que hagan sospechar que el perro se ha comido algo que no es un alimento saludable.

 

¿Por qué vomita mi perro?

Hay muchas causas de vómitos en los perros. En realidad, el vómito es un síntoma de que algo no funciona bien en el aparato digestivo. Los perros vomitan por algunas de estas causas:

1. Atracón de comida: los perros son muy glotones; algunos pueden comer sin saciarse y su estómago se llena hasta que no puede admitir más alimento.

2. Indiscreción alimentaria: es la forma técnica de decir que “ha comido algo que le ha sentado mal”. Se produce cuando el perro come alimentos en mal estado, basura, animales muertos, hierba, tierra, etc.

3. Intolerancia o alergia alimentaria: hay perros que tienen reacciones inmunitarias a ciertos alimentos, y si los comen pueden vomitar. Los perros tampoco toleran bien los cambios bruscos de dieta.

4. Infecciones: están causadas por bacterias o virus, que pueden ser leves y se resuelven con un tratamiento sencillo, o más graves como el parvovirus, el moquillo o el coronavirus, en especial en cachorros sin vacunar, en los que pueden llegar a ser mortales.

5. Parásitos intestinales: si la pauta de desparasitación no está actualizada, las molestias gastrointestinales que causan los parásitos pueden causar vómitos.

6. Cuerpos extraños: algunos perros se tragan objetos que causan una obstrucción o que irritan el estómago (pelotas, juguetes, piedras, huesos de frutas).

7. Ingestión de sustancias irritantes o tóxicas: hay alimentos para humanos, plantas y otras sustancias (medicamentos, productos de limpieza) que pueden ser muy peligrosos.

8. Dilatación gástrica: algunas razas de tamaño grande tienen riesgo de que su estómago se llene de gas e incluso sufra una torsión.

10. Pancreatitis (inflamación del páncreas), hepatitis (inflamación del hígado) y otras enfermedades del hígado o enfermedad inflamatoria intestinal. Pueden ser graves e incluso urgencias médicas.

Hay otras enfermedades que no afectan al aparato digestivo y que también pueden causar vómitos:

- La enfermedad renal crónica se detecta a veces porque los perros empiezan a vomitar cuando antes parecían estar bien, pero sus riñones ya están dañados. El vómito se produce porque se acumulan productos del metabolismo que los riñones no eliminan correctamente y causan gastritis

- Peritonitis (inflamación de las membranas que envuelven los órganos abdominales), que se produce por una infección por diversas causas.

- Algunas enfermedades endocrinas, como el síndrome de Cushing.

- Algunos tipos de cáncer (sobre todo el mastocitoma) pueden causar vómitos, porque liberan sustancias que afectan al aparato digestivo.

- Las perras sin esterilizar, especialmente las más mayores, pueden tener una infección del útero. El vómito es uno de los síntomas que pueden presentar.

 

Si mi perro vomita, ¿puede ser grave?

Al igual que en las personas, el vómito en los perros puede ser ocasional sin importancia del que se recuperan rápido y sin secuelas, o puede ser un síntoma de un problema importante con repercusiones graves.

Tu perro puede tener una gastritis o gastroenteritis, consecuencia de alguna de las causas que hemos explicado aquí. Algunas son una urgencia que requiere una intervención veterinaria inmediata. Es muy importante encontrar el motivo para poder ponerle solución lo antes posible antes de que el perro empeore y se produzcan secuelas o se ponga en peligro su vida. Si no se trata el vómito, el perro puede sufrir deshidratación, alteraciones de los electrolitos, hemorragias, desgarros, etc.

 

¿Qué puedo hacer si mi perro vomita?

Si tu perro vomita, hay algunas cosas prácticas que puedes hacer para ayudarlo:

- En primer lugar, comprueba si se encuentra bien, está animado y le apetece pasear y jugar o si está decaído.

- Retira el agua y la comida para que su aparato digestivo descanse.

- Revisa muy bien el aspecto del vómito por si hay algo sospechoso (restos de algo que pueda haber comido, sangre, parásitos).

- Comprueba si echas de menos algo en casa (cualquier objeto, un juguete, restos de basura).

- Anota cuántas veces vomita tu perro, qué cantidad, desde cuándo, si vomita comida o no, si hace esfuerzos por vomitar sin expulsar nada, si su abdomen está hinchado, si tiene diarrea.

 

Lo mejor que puedes hacer por tu perro es llamar a tu veterinario de confianza para que valore rápido su salud y le ponga el tratamiento más adecuado para evitar que la situación pueda empeorar.